AYUDAR SIEMPRE ES UNA FIESTA

IMG-20150820-WA0010

El pasado 21 de agosto de 2015 tuvimos el inmenso placer de participar en las fiestas de Almàssera con una gala de concienciación social donde se habló de todas las causas en las que la Asociación Peloki colabora y donde quedó patente la importancia de ayudar a los demás. Dicha gala fue inaugurada por el Concejal de Cultura de Almàssera Don Aitor Ramón Alcaide, y presentada en valenciano por Andrea Biot y Omar Abdedaim, haciendo un recorrido por las principales actividades realizadas desde nuestra Asociación.

El acto se inició con la actuación del grupo de baile “Revolution dance”, dando paso a las actuaciones de cantantes como Zoe Olmos, Sara Aycart, Alba Conejero, Marco Valdeolmillos, Alex Giménez, Mario Cintas, Esperanza Suárez, Elena e Irene Farga, Sergio Holguín, el grupo L.A. Los Ángeles, Aroa Troyano y Marta Sánchez Gálvez, algunos de los cuales interpretaron temas propios.

El baile también estuvo presente y fue intercalándose entre las canciones, pudiendo disfrutar de la coreo creada por los peques Marcos Alfaro y Sofía Giménez, de una brutal batalla escénica protagonizada por Patri Sánchez y María de Paco junto con el experto en break dance Edgar, así como de la danza oriental de Pili Flores.

El Mago Álvaro sorprendió a los asistentes con sus singulares números, donde el ilusionismo y el humor salieron de su chistera como “por arte de magia”.

La gala finalizó con la canción “Heroes” interpretada por Edu Sánchez dedicada a todos esos héroes y heroínas anónimos gracias a los cuales mucha gente ve un rayo de luz y esperanza en sus vidas, y clausurada por nuestra presidenta Ana Flores.

Nos quedamos con un alegato sobre la solidaridad que escribió nuestra querida Esperanza Suárez y que compartimos con todos vosotros:

“Muchos son los sucesos que hacen que hoy en día nos preguntemos cual es la verdadera naturaleza del ser humano, imágenes de violencia que diariamente inundan nuestros televisores, ordenadores y redes sociales y nos hace pensar que la bondad es casi un error de nuestra cadena genética, que el ser humano es violento y que la convivencia en la sociedad tiene los días contados. Por algún motivo que desconocemos, alguien ha pensado que es más fácil y divertido enseñar el lado malo de la humanidad y así día tras día, guerras, asesinatos, pobreza y tristeza irrumpen en 9 de cada 10 noticias dándonos a entender que la transformación de este mundo es algo que debemos dar por perdido, que ya no hay nada que hacer, que el único interés que mueve los pilares de la tierra es la destrucción y que la única persona a la que ayudamos desinteresadamente se llama yo.  Quieren cegarnos y que perdamos la fe en la humanidad pero os voy a decir algo. No lo van a conseguir, NO mientras haya un rayo de luz en la oscuridad, NO mientras haya un puñado de esperanza en el desierto, NO mientras hayan buzones que repartan amor, no mientras hayan manos capaz de dar sin recibir, no mientras sonría un niño, No mientras un enfermo se cure, No mientras un ciego sea capaz de volver a ver, No mientras la solidaridad sea capaz de llenar plazas, auditorios, mientras la solidaridad siga el motor de una asociación que mueve a tantísimas personas, personas que toman al resto como sus semejantes y no como sus enemigos o inferiores, personas que ayudan desinteresadamente a los demás sin pensar en su situación económica sino entendiendo que la riqueza más absoluta se halla dentro de los corazones y no en el bolsillo. La solidaridad no es dar sin recibir, porque los sentimientos que recoges son inmensos, la solidaridad es dar sin esperar, es ayudar sin pensar, es querer cumplir el sueño de aquellos que no pueden, es querer borrar la tristeza del mundo, es querer sacar al sol todas las almas posibles, es querer arrancar la tristeza de todas las caras, es la fuerza de la gente débil, es volver a creer que el ser humano es bueno por naturaleza, que fuimos creados para ayudarnos y no para pelear, sentir que el cambio es posible, que la unión hace la fuerza y que un simple gesto puede cambiar el mundo, un mundo en paz donde nacerán y crecerán nuestros hijos y los hijos de sus hijos. Solidaridad es estar esta noche, aquí todos juntos amando la vida y compartiendo la alegría de poder ayudar al prójimo.

Muchos son los sucesos que harán que hoy no tengamos ganas de cambiar el rumbo ni tengamos fuerzas para subirnos al mundo pero… por suerte, nos queda el mañana para corregir este gran error. Una vida solidaria es la que merece la pena ser vivida.”

Y Peloki seguirá luchando para que así sea todos los días del año …

Esta entrada fue publicada en Teatro, Teatro Infantil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*